SALVATORE QUASIMODO

  (Modica 1901-Nápoles 1968) Poeta italiano. Hijo de un empleado de ferrocarriles, se educó cerca de Siracusa y en Mesina. Tras estudiar ingeniería y matemáticas en Palermo y en Roma, trabajó los siguientes diez años como ingeniero civil en el Ministerio de Obras Públicas. Aunque había empezado a escribir hacia la edad de quince años, no publicaría nada hasta 1930, en la revista «Solaria». Con la publicación, el mismo año, de su poemario «Aguas y tierras» (1930), empezó a darse a conocer como una de las figuras más destacadas de la llamada poesía «hermética». En 1932 vio la luz «Oboe sumergido», y unos años después, en 1935, se trasladó a Milán, donde se dedicó a la actividad periodística y a enseñar literatura italiana en el Conservatorio Giuseppe Verdi.

  De la década de 1930 son sus poemarios «Olor de eucaliptus» (1933), «Erato e Apollion» (1936) y «Poesie» (1938). «Y llega pronto la tarde» (1942) marcó el final del período «hermético» y dio paso a una lírica distinta, modelada por la experiencia de la segunda guerra mundial y por las convicciones sociales de su autor. Así, «Día tras día» (1947) trata de las injusticias cometidas por el régimen fascista de Adolf Hitler y Benito Mussolini, los horrores de la contienda y la culpa que debían sentir los propios ciudadanos de Italia. Más tarde aparecieron «La vida no es sueño» (1949), «La tierra incomparable» (1958), «Tutte le poesie» (1960) y «Dare e avere» (1966).

  Tradujo tragedias de Esquilo, Sófocles y Eurípides, a los poetas latinos Catulo, Ovidio y Virgilio, seis obras de teatro de Shakespeare , el «Tartufo», de Molière, y a los poetas del s. XX E. E. Cummings y Pablo Neruda. Editó dos antologías de poesía italiana: «Lírica de amor italiana desde su origen a nuestros días» (1957) y «Poesía italiana de la posguerra» (1958), y escribió varios ensayos críticos y polémicos, recogidos en «El poeta y el político y otros ensayos» (1960) y en «Escritos sobre el teatro» (1961), recopilación de las crónicas que había publicado en la revista «Tempo». En 1959 obtuvo el premio Nobel de literatura.