ROBINSÓN
CRUSOE

Un navegante naufragado en una isla desierta: la obra no es solamente una simple novela de aventura romántica, sino una historia de aventuras, un cuento moral y comercial y una fábula puritana. “Robinson Crusoe” es ciertamente una historia de aventura, la cual explota el interés del lector. Pero la historia no se prolonga de una forma muy exacta: en cambio el personaje de Robinson Crusoe, la persona con la cual Defoe como narrador inventa por él mismo, es elaborado para dar relatos trascendentes a la historia para un mundo de creencias religiosas, y para la vida externa de él mismo. Defoe muestra todos los intensos intereses puritanos. Después de todo, Crusoe creció en la ‘Puritan Commonwealth’ tres cuartos de siglo antes que Defoe escribiera el libro en una edad más racional. Robinson Crusoe no es, desde luego, Defoe. Como novelista, Defoe aparece como una figura bien conocida, el ‘editor’ de una historia ficcional; de hecho, en un principio tomó esta estratagema para realizar un romance real.

El mundo de Crusoe es en muchos aspectos, a pesar de todo, el mundo de Defoe. (La mano de Dios está en todas partes manifestado; el secreto y los ‘Decrees’ están en todas partes operando; y cada ser humano debe de ser juzgado.)

La obra se llamó en un principio: “The Life and Strange Surprising Adventures of Robinson Crusoe, of York, Mariner”. Publicada en 1719. Basada en las experiencias de Alexander Selkirk, que vivió en una isla del Pacífico durante cinco años. En su novela el autor añadió no pocos elementos de su propia cosecha, como la descripción de la lucha de su héroe por la existencia, la adopción por él de un criado indígena, Viernes, su huida de los caníbales y su rescate.

Los hechos referidos, tanto en esta su primera novela realista como en las otras que escribió, fueron aceptadas por el público como verdaderos.

Las dos secuelas del libro fueron: “The Farther Adventures of Robinson Crusoe: being the Second and Last Part of his Life”, publicada en Agosto de 1719 y “Serious Reflections during the Life and Surprising Adventures of Robinson Crusoe: With his Vision of the Angelick World”, publicada en Agosto de 1720. Pero estos dos libros son de poco interés en comparación con “Robinson Crusoe”.

Breve resumen:

Robinson Crusoe desobedeciendo los deseos de su padre embarca en un largo viaje como marinero a bordo de un barco de negocios. Durante éste una gran tormenta abate el barco en el que viajaba, y pese a los muchos esfuerzos por salvar el barco y a sus compañeros no consigue nada, excepto salvar la suya propia naufragando a una isla deshabitada en la Costa de América, cerca de la Boca del Gran Río de Oronoque. Solo y sin ninguna salida empieza a discurrir en sus desventuras y en el hecho de que Dios le ha asignado ese futuro como castigo a todos los errores que ha cometido. Crusoe empieza, como buen marinero, a formarse su propio mundo en la isla solitaria, que será durante 28 años su propio modo de vida. Durante este transcurso de su vida como náufrago embarca su imaginación en un largo viaje: a su llegada a la isla se encuentra desamparado y empieza por solventar su ‘guarida’, es decir, un lugar donde resguardarse de los peligros que le puedan acechar.

Poco a poco, Robinson Crusoe consigue habituarse al hábitat, tiene su propio hogar, su modo para conseguir comida y su propia cabaña donde dormir y descansar. Pasan los años, hasta que llega un buen día en el que sorprende en la playa (cerca de donde tenía su cabaña) a una tribu de caníbales la cual con ritos salvajes mataba a sangre fría. Heroicamente consigue rescatar al que será durante mucho tiempo sirviente y fiel amigo suyo: ‘Friday’. R. Crusoe le enseña a hablar inglés, a cultivar, comportarse de forma civilizada, pero sobre todo a reconocer a Dios como el Todopoderoso. Tras varios meses, la tribu vuelve a la play, pero esta vez trae como prisioneros a ‘gente civilizada’ inglesa. Con la ayuda de Friday logrará rescatarles. Pronto todos lograrán su propósito, escapar de las garras de la muerte y caer en manos de la buena fortuna: todos logran volver a su país natal y Crusoe acompañado de Friday logra volver a Inglaterra (consiguen un barco) y llega a convertirse en un buen comerciante.

Especificaciones:

Defoe escribe con un conocimiento de su audiencia, principalmente la burguesia Puritana, y selecciona temas los cuales tendrán una inmediato atractivo para ellos. Superficialmente, aquellas dos condiciones aparecerían para quitar mérito a su originalidad, pero existe en él un talento para organizar su material en una narrativa bien conducida (siempre sabemos en qué situación temporal nos encontramos), con un efectivo gusto por el detalle, y un estilo simple pero nunca demasiado visible.

Su novela transcurre como un reloj hasta que para; pero mientras el movimiento está pasando existe un orden lógico (esto lo toma de las ‘novelle’ italianas). La narración está siempre controlada y dirigida por el héroe, quien establece un permanente diálogo con sus lectores (‘narrators-‘narratees’). La exactitud y rectitud en el lenguaje descubren a Defoe como Puritano con una rectitud moral: el hablante quien ‘speakes well’ está condicionado a guardar una vida ejemplar. “Robinson Crusoe” pertenece así a un tipo de género desconocido llamado ‘desert-island fiction’.

Durante su solitaria vida en la isla, Crusoe está gradualmente sometido a ver su error (como el terremoto y su terrible sueño de ser devorado o cosas similares), pero está siempre sujeto a abandonar el camino señalado por él. Ésto le da la libertad de pensar correctamente y de hacer mal, pero ésto le convierte también en un ser humano. El personaje de Crusoe está románticamente representado. Él sabe que su desobediencia es malvada. Hay una verdadera tensión entre el propósito de Dios y los impulsos muy humanos de Crusoe. Si esto no hubiese sido el caso, el libro tendría menos interés, y habría mostrado la imperfección de un trato religioso monótono. Así, Defoe crea un nuevo tipo de héroe de ficción: el lector se identifica con el personaje. ‘Crusoe is Everyman’: En decir esto, se puede hacer un obvia conexión con la vieja ‘Morality Play’ (en las lineas de Defoe altamente populares).

Los hecho de la obra ocultan una humanidad general y una significancia cósmica. Esto es quizás porque la isla en la cual Crusoe se encuentra es tratada por el escritor como un medio ambiente, en el completo uso moderno de la palabra. Esto es, insisto como uno de un número
de posibles tipos de ‘surroundings’. Es quizás por esto que Defoe trasladó el ‘locale’ de la vida solitaia desde el relativamente ordinario clima del templado Juan Fernández, aún más exótico, la isla tropical la cual trasladó a ‘the river Oronoque, commonly called the Great River’.

Una común característica de los viajes del Siglo XVIII, donde el cambio de escenario es a menudo usado para hacer lo familiar in-familiar, y así inducir un juicio de ello: “Tis a little wonderful”, escribe Crusoe, “and what Y believe few people have thought much upon, viz, the strange
multiude if little things necessary in the providing, producing, curing, dressing, making, and finishing this one article of bread” El libro contiene la vid como un comentario generalizado sobre todo el esfuerzo y vida humana. Los especulativos pasajes económicos contienen varias ideas que habían fascinado a Defoe. Aquellas ideas fueron propuestas por numerosos estudiantes de escuelas, quienes discutían la naturaleza del valor, del dinero, importes y exportes y cosas así. Defoe había escrito sobre ellos extensivamente en sus trabajos más técnicos. En “Robinson Crusoe” él los pone de una manera muy imaginativa. La divina sanción de ‘Trade’, la misteriosa calidad del dinero, la cual tiene valor solamente si puede ser usado en el ‘Trade’, pero que deslumbra a los hombres en pensar que tiene un valor intrínseco; el análisis económico de la labor humana; todas aquellas ideas están representadas en el estado solitario de Crusoe en la isla.

Para finalizar decir que Defoe fue uno de los grandes escritores ingleses, fantásticamente político, brillante periodista, incomparable como narrador realista y dueño de un estilo sencillo, pero sutil y artístico. Todas estas virtudes explican la gran influencia que su obra ha ejercido en el campo del periodismo y la literatura de las generaciones subsiguientes.